Mujeres al Servicio de la Vida

84

“Somos enviadas, como mujeres, a ponernos al servicio de la vida, para que las personas recuperen la propia dignidad… (CCGG.37)

“Los más heridos, oprimidos y hasta aplastados son los pobres, los eslabones más débiles de la cadena” (Papa Francisco).

“A los pobres los tienen siempre con ustedes»” (Mc 14,7).

Paraguay es el único país bilingüe de América. Los dos idiomas, el guaraní, lengua materna, y el español, lengua traída por los conquistadores. Tiene una característica peculiar que, además de mantener su lengua vernácula, el guaraní, es conocido por más del 80% de la población paraguaya. El país, está al sur del mercado y tiene índices sociales más cercanos a los de Centroamérica. Es el tercero más desigual del continente con concentración de activos e ingresos. Estado patrimonial y patronal, en las primeras instancias de percepción de corrupción en América Latina. Se gobernó en transición (1989-2008). El agro negocio es muy fuerte en este país vecino de Paraná y Mato Grosso do Sul. Eso tiene consecuencias desastrosas para los pueblos indígenas, los pequeños agricultores y para la casa común. El 3 de marzo 2022, la ciudad de Capitán Miranda celebró su 107 aniversario. Hoy tiene más de 10 mil habitantes

Desde Paraguay llegó el grito, que resonó en nuestros oídos. El 9 de abril de 1997 llegaron las Hermanas a Naranjito con un proyecto claro: visitar las comunidades, conocer un poco más la realidad y ver dónde íbamos a vivir. Así fue en Naranjito, después Puente Kyhjá, Puerta Adela y Capitán Miranda en 2010… 25 años de misión en total… Alabamos a Dios por la audacia, el compromiso y el testimonio de todas las hermanas que recurrieron el camino transfronterizo en esta gran y valiosa misión en el Paraguay. Fueran muchas Hermana y jóvenes…

En Capitán Miranda, son 12 años de misión en la Parroquia San José Obrero. Aquí nos dedicamos a la formación de liderazgos, formación bíblica y catequética, semanas misioneras y pastorales. Hay que trabajar con esperanza… El camino es largo y se hace caminando con esperanza, de la mano con quiera sumarse, porque juntos somos más…

Proceso de reorganización… Desde el 2020, asumimos nuevos compromisos frente a las prioridades de la congregación, la realidad local y la misión de la Iglesia en Paraguay. Estamos comprometidas como Vida Religiosa Consagrada y nos esforzamos por ser presencia profética y testimonio en Paraguay. Colaboramos en la organización y formación de comunidades interreligiosas, interculturales y pluriétnicas (en la región pastoral de Capitán Miranda, existen 19 pueblos de culturas diferentes). Hacemos animación vocacional comprometida, tanto para la vida religiosa como para misioneros/as laicos/as. Hemos animado y acompañado a 05 jóvenes en los últimos tres años. En los años 2020 y 2021, la pandemia nos hizo dinamizar, usando nuestros celulares para conversaciones animadas, enviando material de capacitación y vida. De las 05 jóvenes, dos están dispuestas a vivir una experiencia con nosotras, a vivir en la Hermandad del Capitán Miranda.

En el año 2022, llegaron dos jóvenes a Capitán Miranda: Yohana Morel y Yesica Ocampo, ambas del Norte del Paraguay conocer y vivir nuestro carisma, nuestra vida-misión. Yesica luego de un discernimiento de 20 días, regresa a su lugar de origen. El 19 de septiembre se integra a la fraternidad, para continuar el proceso de formación Charlene Martins. Acompañamos a un grupo vocacional y tendremos otra joven que está dispuesta a conocernos más de cerca, viviendo con nosotras en el año 2023.

Nos comprometemos como Mujeres en Misión junto al Pueblo Indígena Mbyá Guaraní, en el departamento de Encarnación Itapúa, distrito de Piropo. Acompañamos a las comunidades indígenas de Paraíso, Manduviyu, Ñu Hovy con el objetivo de fortalecer el compromiso con los pueblos indígenas, en la búsqueda de garantizar sus derechos y contribuir a sus luchas por la vida, la tierra y el futuro. Nos esforzamos por respetar, valorar y acompañar la revitalización de sus cosmovisiones, espiritualidades y saberes, como caminos que conducen a Dios y medios de fortalecimiento de su identidad.

Como equipo local de la Misión Indígena de Capitán Miranda, PY escuchamos la realidad, a través de visitas y conversaciones, atentas a sus clamores y necesidades. Acompañamos a tres comunidades indígenas, trabajando en redes y alianzas, con el equipo del departamento de Itapúa en Encarnación. Caminamos en conjunto con la Coordinación Nacional de Pastoral Indígena del Paraguay (CONAPI), órgano de la Conferencia Episcopal Paraguaya, que tiene la misión de articular la pastoral, donde participan todas las coordinaciones que trabajan con los pueblos indígenas del Paraguay. Con ellas, tenemos formación cada dos meses y una semana misionera. Hacemos dos encuentros anuales con las Siervas del Espíritu Santo en Nova Esperanza – Canindeyú articuladas con el equipo que tiene la misión con los Guaraníes Kaiowá de Dourados /MS/Brasil.

Nos integramos y participamos en la articulación con las diferentes organizaciones que desarrollan trabajo con pueblos indígenas en Paraguay y el Cono Sur. Los encuentros, diálogos y relacionamientos directos con los indígenas y sus comunidades son una escuela permanente de aprendizaje. Su participación en los Aty Guazú y los rituales sagrados, les enriquece y les ayuda a penetrar más en su cultura y cosmovisión. También las reflexiones y diálogos sobre temas de la teología pastoral misionera en las reuniones bimensuales, así como los encuentros anuales de una semana, más conocidos como Semana Misionera, nutren la comprensión y la permanente relectura de nuestro rol misionero frente a comunidades indígenas, en un proceso de transformación.

La fuerte influencia del consumismo, incentivado por nuestra actual economía globalizada, tiende a homogeneizar las culturas y debilitar la rica diversidad cultural. Sabemos que el cambio de época exige visiones nuevas y propuestas alternativas que, muchas veces, ya no encuadran con los esquemas establecidos, que a veces han sido importados, impuestos o copiados de afuera. La historia nos enseña, que en tiempos de crisis, se debe arrancar a partir de las propias raíces y buscar desde allí nuevos caminos. Hoy no podemos solucionar nuestros problemas meramente con la tecnología, pues para las nuevas situaciones deben surgir soluciones de una nueva cosmovisión enraizada en las culturas de la tierra donde habitamos. La Iglesia latinoamericana, personificada hoy en un papa latinoamericano, está consciente de este desafío. El papa inició esta búsqueda de nuevos caminos con su encíclica Laudato Sí. Aseguramos presencia y responsabilidad en la misión con la comunidad de Puente Kyjhá. Nuestra. La casa en Puente Kyjhá está a cargo de una pareja de simpatizantes, y es un espacio de articulación y compañerismo en el trabajo con Simpatizantes del Carisma, en el Servicio de Animación Vocacional y en la misión relacionada con los Pueblos Indígenas Brasil y Paraguay. Es un espacio acogedor para las Siervas del Espíritu Santo.

Somos Mujeres comprometidas a defender la vida en todos sus aspectos, estar cercana a toda la creación, preocupadas de que todas las criaturas tengan vida en plenitud. Querida Hermana, simpatizante, Jóvenes, les tenemos una invitación: vengan a conocer y hagan su experiencia con las comunidades de Capitán Miranda, principalmente las comunidades indígenas. Agradecidos los esperamos ¡Hoy, Señor, queremos cantar, Las grandezas de tu amor!

Fonte: cicaf.org.br

DEIXE UM COMENTÁRIO

Deixe seu comentário
Coloque seu nome aqui